Login

Lost your password?
Don't have an account? Sign Up

ESPEJITO, ESPEJITO….ENSEÑAME A VERME EN EL OTRO.

PULSA AQUÍ Para realizar tu CONSULTA ASTROLÓGICA

ESPEJITO, ESPEJITO…ENSEÑAME A VERME EN EL OTRO .

Las personas que acuden a nuestra vida, actúan como espejos que reflejan el lugar donde nos encontramos en nuestro proceso de evolución, al mirarnos en el espejo de los demás, aprenderemos a conocernos más a nosotros mismos. Con la astrología descubrimos como podemos transformar nuestros estados, cambiando las relaciones que tenemos con nuestra pareja, nuestros padres, nuestros hijos, nuestros amigos, en definitiva con nosotros mismos. La conciencia de nuestra mortalidad es lo que nos proporciona el deseo de cerrar la brecha que nos separa de los demás. El despertar de la conciencia tiene que ver con Leo y el Sol. Nos da la capacidad de reconocer que somos individuos separados. El emplazamiento de la Luna en las cartas natales, nos da una idea del tipo de mitos que tenemos referentes a lo que nos alimenta física y emocionalmente.

La primera vivencia que tenemos del amor y de la nutrición física y emocional proviene de la Luna ( la madre interior y también el niño interior), de modo que el proceso de cortar el cordón umbilical , asociado a Cáncer, es decisivo para que podamos tener relaciones de adulto a adulto, y de ese modo pasamos al siguiente signo que es Leo y ahí ya podemos autoafirmarnos y sentirnos cómodos descubriéndonos en el espejo astrológico, llamado TU. C.G.Jung llamaba a las personas: “nacidas dos veces” . Para llamarte así significa que has cortado el cordón umbilical que te une a la familia y también el que te une a la sociedad ( pasar de Escorpio a Sagitario). Aún asi y todo no existe una manera ideal de establecer una relación. Lo que funciona para una persona no le dará resultado a otra. Lo que nos sirve en un periodo de la vida ya no nos ira bien después de haber crecido y estar en pleno proceso de individuación. Entre nosotros hay quienes pagan un precio altísimo por su tranquila seguridad sin necesidad de mirarse en el espejo, pero yo me pregunto si vale la pena.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*