Login

Lost your password?
Don't have an account? Sign Up

La alimentación de Leo

L@s nativ@s de Leo suelen ser personas complejas. Orgullos@s y algo altiv@s, pero al mismo tiempo pudoros@s, reservad@s y con cierta tendencia a la exageración. Todo esto hace que sus reacciones resulten a menudo impredecibles, sobre todo en lo que concierne a su salud.

 

Algun@s Leo pueden llegar a ocultar una dolencia realmente grave casi con vergüenza, mientras otr@s hacen de cualquier palpitación insignificante una montaña. Si deben mostrar vitalidad por razones profesionales, familiares o de prestigio, ignorarán cualquier contratiempo de salud; en cambio, si pueden utilizar su dolencia para manipular a las personas de su entorno, no lo dudarán un instante. En resumidas cuentas: aquell@s que convivan con l@s Leo deberán ser buen@s psicólog@s para adivinar con exactitud su verdadero estado de su salud.

 

Las enfermedades a las que son más vulnerables l@s Leo están relacionadas con el corazón, el sistema vascular, las vértebras dorsales y la médula espinal. A fin de evitar las palpitaciones cardíacas, resulta obvio recomendar una vida tranquila; existen también algunas plantas medicinales útiles para atemperar un corazón nervioso.

 

Cualquier insuficiencia cardíaca puede derivar en complicaciones asociadas al pulmón, hígado y riñón: hemoptisis, hígado cardíaco, riñón cardíaco, taquicardia sinusal, braquicardia sinusal, bloqueos sino-auriculares, paro sinusal, endocarditis infecciosa, valvulopatías, miocarditis y pericarditis, angina de pecho o infartos agudos, aneurismas arteriales, patologías medulares, meningitis, hidrocefalia…

 

Debido a la fragilidad de este órgano fundamental, deberán controlar sistemáticamente la tensión arterial, evitar el estrés o el abuso de sal.

 

Algunas pautas de alimentación adecuadas a l@s Leo:

 

· Comer a horas fijas.
· Evitar alimentos grasos, chocolate, dulces y pasteles.
· Disminuir el consumo de excitantes cardíacos, como café, té o tabaco.
· Consumir alimentos ricos en magnesio.
· Aumentar el consumo de alimentos que contengan vitaminas C y E.

 

La vitamina C se ha revelado muy útil para proteger los vasos sanguíneos, ya que disminuye los depósitos de colesterol y, además, atenúa el dolor de las afecciones reumáticas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*