Login

Lost your password?
Don't have an account? Sign Up

Caso de estudio 1

Hoy comenzamos una nueva sección de este blog, con la publicación de un «caso de estudio». Uno de varios ejemplos reales donde —preservando la intimidad y el anonimato de sus protagonistas— intentaré desentrañar poco a poco algunas claves acerca de la astrología y sus códigos, intentando como siempre desechar algunos mitos habituales que inhiben a muchas personas a la hora de acercarse a este mundo apasionante. Espero que os resulte interesante.

 

Creo que fue a finales del año 2000 cuando me tropecé por casualidad con una amiga de la infancia. Pasamos un buen rato rememorando anécdotas de nuestros años de estudiantes y —aunque casi han transcurrido tres décadas desde aquella época— me alegró constatar que seguíamos teniendo una gran conexión personal. Le hablé de mi labor en el campo de la astrología y, como a menudo suele ocurrirme en esos casos, me pidió que interpretara su carta natal. Acepté su invitación encantado, emplazándola a buscar un día para ello.

 

Cuando por fin llegó el momento de leer juntos su carta, observé cómo su semblante iba cambiando a medida que avanzaba en la explicación de todos los detalles. Estoy familiarizado con determinadas reacciones de extrañeza en las personas que escuchan por primera vez la lectura de su carta astral: Supongo que cierta terminología puede resultarles exótica y novedosa pero, sobre todo, comprendo que es una sensación rara y especial escuchar a alguien hablando de ti —de tu programa de vida o tu perfil psicológico— como si te conociera a la perfección.

 

La lectura de aquella carta resultó intensa aunque distendida; prácticamente una merienda entre amigos, pero aderezada con una conversación verdaderamente profunda. Recuerdo como si fuese hoy mismo que uno de los aspectos más reseñables de su carta era el terreno de la pareja, donde se adivinaban numerosas carencias que iba a experimentar en el transcurso de su vida. Para mitigarlas debería dar a su compañero la importancia necesaria, pues sólo a través de él podría proyectarse hacia el futuro con mayor capacidad de desarrollo personal. En otro tiempo se había dedicado por completo a sí misma, y ahora debería luchar contra esa inercia.

 

Ya han pasado algunos años desde entonces. Hoy, el matrimonio de aquella amiga sufre tal desgaste que su pareja está cuestionándose seguir con la relación. ¿A dónde pretendo llegar, compartiendo con tod@s vosotr@s este testimonio real? Muy simple: La lectura e interpretación de nuestra vida a través de una carta astral no ofrece una información que debamos menospreciar, pero tampoco tiene que obsesionarnos o condicionarnos. Debería servir para ayudarnos a adoptar una posición de vigilancia responsable; no por casualidad se trata del plan que hemos escogido inconscientemente para nuestra realización personal.

 

Podemos aprender a escucharnos, o dejar que transcurra el tiempo y las piezas de nuestro puzzle vayan encajando naturalmente. La elección es cosa nuestra.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*