Login

Lost your password?
Don't have an account? Sign Up

Júpiter: Un sentido para la vida

Júpiter representa la tendencia de nuestra psique a buscar significado a nuestra vida: la necesidad de comprender nuestras experiencias vitales como parte de un gran todo donde adquieren pleno sentido. Júpiter se asocia con la capacidad de contemplarlo todo desde la perspectiva privilegiada de nuestra evolución completa, así como la necesidad de perseguir la sabiduría y la verdad.

 

Algunos psicólogos —y especialmente Carl Jung— intuyeron que las inquietudes espirituales del ser humano son un impulso tan básico como cualquier otra necesidad biológica, y que las neurosis tenían su origen en la ausencia de un sentido para la vida.

 

Por su parte y para sustentar sus teorías, en los años cincuenta Abraham Maslow tomó como ejemplo para su investigación a un gran número de hombres y mujeres realizadas, descubriendo en ese perfil de personas una estructura jerárquica y piramidal de necesidades:

 

· Nivel 1: Necesidades puramente fisiológicas y relacionadas con la supervivencia: oxígeno, descanso, alimento y satisfacción sexual.
· Nivel 2: Necesidades de orden y estabilidad, económicas y laborales.
· Nivel 3: Necesidades de amor, afecto, pertenencia familiar, contacto físico, amistad, etc.
· Nivel 4: Necesidad de autoestima (autonomía, competencia, maestría) y reconocimiento de otros (prestigio, respeto).
· Nivel 5: Necesidades de orden superior, realización personal, búsqueda y comprensión de la verdad, creación de belleza y deseo de justicia.

 

Según Maslow, si uno consigue realizarse en un nivel de la pirámide, querrá moverse naturalmente hacia los otros niveles de necesidad. Su conclusión es que las necesidades espirituales forman parte de nuestra herencia biológica, y que nuestro deseo de crecer y satisfacer nuestras aspiraciones superiores nos provoca una incómoda ambivalencia: los humanos estamos atrapados entre el deseo de permanecer en una zona de confort y seguridad, y la necesidad de crecer y evolucionar. Nos sentimos inclinados en ambas direcciones, así que para poder avanzar la promesa del crecimiento personal deberá ser más tentadora que el deleite de la seguridad.

 

Buscar un significado para la vida nos ofrece una dirección en la que caminar, como bien dejó escrito Nietzsche: “Quien tiene por qué vivir, puede soportar casi cualquier cómo”.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*